lunes, 13 de enero de 2014

El colegio de Alpartir, un espacio de convivencia


La memoria que presentamos a los premios de buenas prácticas en materia de educación inclusiva y de convivencia para el curso 2012/2013 en centros públicos de la Comunidad Autónoma de Aragón en el marco del Programa Operativo del Fondo Social Europeo 2007-2013, recoge el trabajo que venimos desarrollando durante estos últimos cursos para mejorar la convivencia del centro apostando por un cambio en el Proyecto Educativo de Centro hacia un modelo de escuela inclusiva e incorporando estrategias educativas que contribuyan a superar las desigualdades y a fomentar la cohesión social, atendiendo para ello a dos elementos clave como son los agrupamientos del alumnado y la participación de las familias y de la comunidad en la vida escolar.


Así pues, la memoria fue diseñada atendiendo a las prácticas educativas desarrolladas dentro del Plan de Convivencia durante el curso pasado para mejorar y consolidar la educación inclusiva en el centro. Para ello, en primer lugar, fue necesario contextualizar el ámbito de actuación como son las características del centro atendiendo a la ubicación y características de su comunidad educativa, así como los proyectos en los que participa el centro: digital, lingüístico y de convivencia; siendo el proyecto de convivencia el que se desarrolla dada su importancia y el objeto de la convocatoria.

A este respecto, señalar que el proyecto de convivencia se desarrolla en tres líneas de actuación debidamente justificadas: cuidamos nuestro entorno (educación ecológica), cuidamos las personas (educación cognitivo-afectiva) y cuidamos las relaciones (educación socio-política); por lo que antes de explicar el desarrollo de las prácticas educativas se establece un marco teórico que es el resultado de los distintos proyectos de innovación e investigación educativa en los que hemos participado en los últimos cursos relacionados con las comunidades de aprendizaje y la escuela inclusiva.

Una vez justificadas nuestras actuaciones, se detallan las que consideramos buenas prácticas en materia de educación inclusiva y de convivencia dando a conocer el ámbito de actuación de dichas prácticas así como los objetivos perseguidos, sin olvidar a las entidades implicadas y el momento en el que se realizan durante el curso escolar. Señalar que las actividades están enmarcadas en varios ámbitos de actuación como son el Plan de Convivencia, el Proyecto de Convivencia y la Programación Anual en la que se recogen las efemérides y otras actividades puntuales.

Por último, se recoge la formación en convivencia que durante el curso 2012-2013 recibió el equipo docente para la puesta en marcha de las distintas actuaciones, su evaluación y valoración, así como la difusión que han tenido en la comunidad escolar.

Finalizaba la memoria con el proyecto de continuidad para el curso 2013-2014 y la esperanza de obtener el premio de buenas prácticas en materia de educación inclusiva y de convivencia en Educación Infantil y Primaria, lo que se ha conseguido, suponiendo un reconocimiento a la Comunidad Educativa de Alpartir por el trabajo que viene desarrollando durante estos últimos años para mejorar la convivencia escolar, tal como se puede comprobar en la página web del centro o bien conociendo “in situ” el desarrollo de las prácticas inclusivas y de convivencia objeto de la convocatoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada